Blefaroplastia

La cirugía de los párpados, técnicamente conocida como “blefaroplastia”, es un procedimiento destinado a corregir la caída y las bolsas de los párpados superiores y las bolsas y el exceso de piel de los inferiores, que hacen que parezcamos mayores de lo que somos y que, en algunos casos, pueden interferir con la visión. Puede asociarse a otras cirugías estéticas faciales.

Resumen
30-75 años
1-2 h de cirugía
Anestesia local y sedación
No requiere hospitalización
7-10 días de recuperación
El proceso
Los candidatos ideales para intervenirse son personas sanas y emocionalmente estables que comprenden los resultados que se pueden obtener tras la cirugía. Es conveniente no padecer trastornos de coagulación, arritmias ni sequedad ocular.
Se realizará un diagnostico extenso que puede incluir evaluar la visión y la producción de lágrimas. También debe indicar si lleva gafas o lentillas y aportar, si es posible, su último examen oftalmológico. Se informará de las mejores opciones adaptadas a cada caso.
Es preciso que se indique el consumo de tabaco o de alguna medicación o vitamina.
Se entregarán instrucciones preoperatorias adecuadas, adaptadas a cada caso.
Es precisa, además, la compañía de algún familiar o acompañante que pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta (si es preciso, el centro puede ofrecerle ayuda para resolver esa dificultad) y que, en caso necesario, puedan ayudarle un par de días.
Se realiza en un quirófano, dentro de una clínica u hospital. No precisa ingreso y se realiza bajo anestesia local con o sin sedación. Las incisiones se colocan siguiendo las líneas naturales de la piel y se cierran con suturas muy finas. En otros casos, se puede realizar una blefaroplastia en la que la incisión se coloca en el interior del párpado inferior, no dejando cicatriz visible.
La Clínica Valero dispone de dos láseres capaces de realizar una blefaroplastia láser, con la ventaja de un postoperatorio más llevadero.
Tras la cirugía puede notarse incomodidad en los párpados, pero si la hubiese, se alivia fácilmente con la medicación prescrita. Deberán seguirse las instrucciones entregadas.
Se suele volver al trabajo en una semana o 10 días. Es necesario mantener un reposo relativo durante 3 a 5 días y evitar actividades fuertes de 3 a 6 semanas.
Es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados.
La complicación más frecuente es el hematoma y la hinchazón. Se pueden minimizar los riesgos siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones. Otras complicaciones menores que pueden aparecer tras una blefaroplastia incluyen visión doble o borrosa durante unos días, y asimetrías leves.
Los resultados suelen ser muy gratos para el paciente al lograrse un aspecto más joven y despierto. Las revisiones periódicas asegurarán que, si hubiese alguna complicación, sea detectada a tiempo y solucionada.
Puede realizarse de manera aislada o junto a otras cirugías estéticas de la cara, como el lifting cervicofacial o el lifting frontal y de cejas.
La extensa plataforma láser de La Clínica Valero permite tratar las cicatrices que se producen en la cirugía, con el objeto de hacerlas lo más imperceptibles posible y rejuvenecer el aspecto cutáneo más superficial para obtener una piel más juvenil.
Preguntas frecuentes

¿Se notarán las cicatrices?
En general serán prácticamente imperceptibles.

¿Me cambiará la mirada?
En general se rejuvenecerá, manteniendo la armonía con el resto de la cara.

¿Serán los resultados naturales?
Sí, en general los resultados son muy satisfactorios y naturales.